Otros

El horario de invierno es un error, ni ahorramos energía ni nos hace más eficientes. Matémoslo ya

Portadaaaa

Cada año a estas alturas nos enfrentamos al cambio de hora, esa práctica que trastoca nuestros días y que es motivo de debate. ¿Qué ventajas conlleva este cambio de hora? ¿Es realmente necesario o conveniente? ¿Por qué no nos quedamos con un horario y nos dejamos de historias?

Las críticas frente al cambio de hora son cada vez más fundamentadas, y como veremos diversos estudios cuestionan las teóricas ventajas que este proceso ofrece al consumo energético. Lo que perdemos por un lado lo ganamos por el otro, pero atención porque hay más: dejar el horario de verano todo el año sería especialmente interesante en muchos apartados. Atentos, porque puede que efectivamente el cambio de hora sea absurdo.

Trabajadores del mundo, despertad

Empecemos con el impacto en la jornada laboral. Levantarse y ver que fuera aún es de noche no es muy divertido, pero la cosa es especialmente grave si cuando llegamos del trabajo también es ya de noche. Con el horario de invierno se soluciona una parte del problema, ya que es más probable que al levantarnos ya sea de día. Con el horario de verano ganamos en la otra parte del día: cuando llegamos a casa todavía podremos disfrutar de unas horas de luz en jornadas laborales estándar (de 9:00 a 17:00).

El impacto del cambio de hora en esas jornadas laborales es evidente, pero, ¿qué pasaría si mantuviésemos uno de los dos horarios de forma permanente? Es lo que precisamente proponía un estudio de los Estados Unidos, donde la extensión del país hace que ese impacto sea especialmente llamativo.

La conclusión era contundente: dejar el horario de verano era muy atractivo porque hacía que las horas de luz disponibles por la tarde se ampliaran durante el año para toda la población de forma significativa. Para muchos compensaría ir al trabajo “de noche” si luego puedes disfrutar de algo de luz cuando sales del trabajo. En España y otros países europeos la combinación del horario de invierno y de los husos horarios tiene impacto directo en la jornada laboral, y como indicaban en El Mundo, ese impacto no es trivial.

Horarios El huso horario de España y el horario de invierno hacen que en España el 74% de personas salen de trabajar hasta 3 horas después de haberse hecho de noche. Muchos abogan por hacer que España se sitúe en el mismo huso horario que Portugal por esta circunstancia. Fuente: El Mundo.

No solo eso: producimos menos por el ajuste horario los primeros días (o incluso semanas, hasta 3, afirman ciertos estudios), ya que nuestro cuerpo se tiene que adaptar a ese nuevo ritmo que desde luego afecta de forma distinta a cada persona pero que según los estudios efectivamente tiene un impacto real en nuestra productividad. Eliminar el cambio de hora evitaría esa pérdida de productividad, por ejemplo.

A más horas de luz, más felicidad. Y salud. Y actividad. Y consumo. Y…

Las ventajas de ese “horario de verano extendido” van más allá. Mucho más. Están por ejemplo los beneficios a nuestro ciclo de sueño, que se ve afectado tras cada cambio de hora. De repente nuestro organismo debe acostumbrarse a acostarse y levantarse en distintas circunstancias, y eso influye en muchos otros apartados de nuestra salud, como reveló un estudio de la Universidad de California en San Diego en 2005.

Dst2 El cambio horario se aplica sobre todo en el Occidente, pero hay muchos países que no ya no lo usan o que no lo han usado nunca. Fuente: Wikipedia

Esas horas de luz extra de “las tardes veraniegas” también influyen en la actividad de los niños —más parque, menos tablet, para que nos entendamos—, en la de los adultos —hay estudios que revelan que vemos menos televisión durante el horario de verano, el horror para las Netflix del mundo— y, atención, se producen menos robos, ya que los cacos prefieren aprovechar la oscuridad para sus delitos.

Fe475c36fe1f23606c9d03ad19e1eef6

Por si fuera poco, también hay estudios que indican que hay un impacto directo en la salud al tener más horas de luz por la tarde. Hay menos ataques al corazón (un 5% según un estudio sueco, un 10% según otro de la Universidad de Alabama), pero también se reduce el número de accidentes y de atropellos. Los peatones podrían respirar mucho más tranquilos.

Esas horas extra de luz también favorecen otro apartado que gusta mucho a los economistas: el turismo y el consumo. Más horas de luz significa más gente por la calle visitando la ciudad, comprando souvenirs o simplemente haciendo compras de bienes cotidianos. Las noches pueden ser atractivas en ciertos escenarios en este tipo de actividades, pero esas horas de luz son especialmente interesantes según esta propuesta de la TourismAlliance, que quiere erradicar ese cambio de hora. Todas esas ventajas parecen fantásticas, pero es que además hay otro argumento potente en contra del cambio de hora. El de que las ventajas para el consumo energético son inexistentes o, al menos, muy discutibles.

La falacia del ahorro energético

No está demostrado que con el cambio horario se ahorre energía, que precisamente es uno de los propósitos esenciales del proceso. Este estudio en Australia demostró que el ahorro de electricidad por la noche se compensaba con la demanda creciente de energía por la mañana.

Dst3

En la prestigiosa Scientific American también revelaban que muchos estudios parecían demostrar que el cambio de hora era algo contraproducente, y que los viejos supuestos de Benjamin Franklin —uno de los primeros en observar que aprovechar las horas de luz favorecía un sistema de cambio de hora— se habían quedado en agua de borrajas.

Esas conclusiones fueron avaladas por un célebre estudio realizado en Indiana por parte de la Universidad de California en Santa Bárbara en el que los investigadores destacaban que “hemos descubierto que los tradicionales argumentos de defensa del cambio de hora son cuestionables, y esta política parece tener el efecto opuesto al que se pretendía”.

Consumo

Las conclusiones son por tanto obvias. Mucha gente está cansada del cambio horario, y preferirían elegir un horario (aquí el de verano tiene beneficios aparentemente evidentes) y quedarse con él todo el año. El discutible ahorro energético y las ventajas en diversos ámbitos si mantuviésemos esas horas de luz extra por las tardes parecen evidentes.

Ahora queda por ver si los que afirman que el cambio horario es absurdo logran que otros lo vean como tal y se actúe en consecuencia. Puede que la forma en la que concebimos nuestro día a día cambie también en otras cosas, porque por si no lo sabéis, destruir los husos horarios parece también muy buena idea.

Dicho lo cual, atentos al cambio de hora: en la madrugada del sábado 29 de octubre al domingo 30 de octubre se producirá el inicio del horario de invierno, y a las 03:00 serán las 02:00. Preparad los relojes.


La noticia El horario de invierno es un error, ni ahorramos energía ni nos hace más eficientes. Matémoslo ya fue publicada originalmente en Magnet por Javier Pastor .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *