Otros

Todos los multiversos que las teorías científicas están imaginando

Redes Imagenes 1

Pues claro que existen universos paralelos. Lo siento por los haters, pero lo de los multiversos es de cajón. Es algo natural, una obviedad, una conclusión básica a poco que dediquemos un minuto a pensar en el universo que nos rodea.

Y sin embargo si saliéramos a la calle y preguntáramos, la mayor parte de la gente nos diría que se trata de pura ciencia ficción. Pero no es así: los universos múltiples son una hipótesis física cada vez más sólida. Tanto que, para que no existieran, deberíamos estar equivocados en todo lo demás.

¿Cómo que es una obviedad?

Globe 73397 1920

El universo total, es decir, la totalidad de todo el tiempo y el espacio es una cosa salvajemente grande. Mucho, mucho más grande que el universo observable; es decir, mucho más grande que nuestro universo. No es especulación, es una consecuencia directa de lo que sabemos del mundo.

Es decir, a día de hoy, no podemos renunciar a los universos sin renunciar a algunas de nuestras mejores teorías físicas (Big Bang, mecánica cuántica, teorías de cuerdas, etc…). En cierta forma, esas teorías nos “obligan” a asumir que hay otros universos.

El asunto es polémico, no os voy a engañar. Durante siglos, la cosmología ha asumido el principio antrópico como algo propio. Daban por sentado que el objetivo de toda la historia natural del universo era llegar al ser humano. Hoy por hoy, todo el mundo da por sentado que esa idea es, cuando menos, presuntuosa.

El problema es que el ‘principio antrópico’ nos daba una estructura narrativa para construir la historia del universo. S él, lo que queda es el caos. Como caóticas son las teorías de los múltiples universos (tanto que se han usado los multiversos para justificar de alguna manera el mismo principio). Hace unos años, Max Tegmark elaboró una taxonomía muy interesante en la que organizaba todas las teorías de los universos múltiples en cuatro niveles.

Hay universos parecidos a los nuestros…

Multiverse Level I

Boom. El origen del universo fue una explosión. Parece sencillo, pero los detalles de esa explosión han tenido ocupados a los físicos durante los últimos treinta o cuarenta años cuando Alan Guth, Andrei Linde y otros físicos comenzaron a hablar de la inflación cosmológica.

Las teorías del primer nivel son una conclusión que surge de forma directa de la inflación cosmológica, del hecho de que el universo total esté en expansión. Esa expansión crea regiones desconectadas causalmente del resto o, lo que es lo mismo, universos paralelos. Según estas teorías, los universos tienen las mismas leyes físicas que el nuestro. Si funcionan como universos diferentes es porque están aislados entre sí.

Las teorías de segundo nivel no están de acuerdo con esto último. Al fin y al cabo, nuestro conocimiento del mundo físico puede estar mediado por el universo en que vivimos. Los teóricos de segundo nivel creen que las leyes físicas son “como el agua que cambia de forma según el recipiente”, si me permitís la metáfora: nosotros conocemos las leyes efectivas de este universo, pero no tienen por qué ser siempre las mismas.

Por tanto, proponen que esas diferentes regiones del universo podrían tener propiedades físicas diferentes a las nuestras (constantes físicas, número de dimensiones o partículas fundamentales). Este tipo de teorías surgen de conjugar la inflación cosmológica con la teoría de cuerdas.

…y universos raros, muy raros

Multiverse Leo Villareal 2016 Mini

Los niveles I y II dibujan universos que se parecen al nuestro en muchos sentidos. Pero conforme subimos de nivel, las hipótesis se separan cada vez más de las propiedades físicas que conocemos. Las teorías de nivel III, por ejemplo, surgen de una de las interpretaciones de la mecánica cuántica.

En la visión de Hugh Everett, los procesos aleatorios cuánticos provocan la ramificación del universo en universos paralelos. Simplificando, estas teorías sugieren que, efectivamente, hay unos universos en los que el gato de Schrödinger está vivo y otros en los que está muerto. Menos mal que tienen siete vidas.

Las teorías de nivel IV rizan el rizo. En esos universos no cambian solo las teorías físicas, sino las propias matemáticas. Son realidades tan desconectadas, tan radicalmente distintas, que esos universos son cosas increíblemente extrañas. Punto.

Tener más de un universo no es algo opcional

Multiverse

Ya sean regiones del universo desconectadas causalmente de nuestro universo, ya sean realidades cuánticas complejas: los universos paralelos no son teorías exóticas de físicos estrambóticos, son consecuencias directas de nuestro conocimiento actual del mundo. Y contra eso hay poco que hacer.

Sí, por su puesto. La teoría de la inflación puede estar equivocada. También pueden estarlo la mecánica cuántica o la teoría de cuerdas. De hecho, qué demonios, posiblemente estén equivocadas. Pero, como defiende Tegmark, lo justo es analizar las consecuencias de las teorías que manejamos y no rechazarlas directamente (por mucho que no nos gusten).

Y si ese es el objetivo, los multiversos están ahí. Y, aunque bordean la línea entre la ciencia y la filosofía, son teorías legítimas por derecho propio. Sé lo que estáis pensando: “Este post hubiera molado en muchos universos paralelos, pero no en este”. En fin, cosas de la física.

Imágenes | Leo Villarreal


La noticia Todos los multiversos que las teorías científicas están imaginando fue publicada originalmente en Magnet por Javier Jiménez .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *