Otros

Lo que hay detrás de la multa a Zara por trabajo esclavo en Brasil y el baile de titulares en prensa

Portada

La relación entre el Gran Poder y los medios de comunicación es una constante fuente de teorías de la conspiración y oscuros intereses ocultos. De modo que de vez en cuando, por lógica natural, surgen polémicas como la que ha dominado hoy Twitter: ¿ha sido multada Zara por trabajo esclavo en Brasil y han ocultado la noticia los medios de comunicación tratando de vender la historia como la “aportación” a trabajos sociales?

El origen de la polémica surge de los diversos titulares empleados por la agencia EFE a lo largo del día. Aunque ahora la mayor parte de ellos no existan ya, circulan capturas de pantallas de diversos medios de comunicación que comparan tanto la información original aportada por la agencia (“Zara deberá pagar 1,5 millones de dólares en Brasil por un caso de trabajo esclavo”) con la actual (“Zara renueva y amplía acuerdo responsabilidad con Fiscalía de Trabajo Brasil”).

Ok, ¿entonces qué ha pasado exactamente, ha sido multada Zara y los medios han lavado su imagen o ha habido una corrección más cercana la realidad del proceso administrativo en Brasil?

El TAC: una medida punitiva… e inversión social

Lo ideal es acudir a la prensa brasileña. En ella descubrimos que Zara ha cerrado un “termo de ajuste de conduta” (TAC) con el gobierno brasileño por el incumplimiento de un acuerdo anterior en el que se comprometía a erradicar las condiciones laborales análogas al trabajo esclavo en sus cadenas de producción. Según Globo, Zara tendrá que pagar 1,3 millones de euros al haber incumplido los “compromisos asignados” con las autoridades para “mejorar las condiciones de trabajo”.

¿Qué sucede? Que la naturaleza de la sanción administrativa permite presentar el acuerdo entre ambas partes (un acuerdo, por otro lado, punitivo por parte del gobierno brasileño) como una suerte de inversión por parte de Zara en asuntos sociales. La multinacional deberá pagar la multa asignada por el Ministerio Fiscal sudamericano en forma de proyectos sociales, una medida que busca liberar a las autoridades de llevar a cabo programas sociales (y que recaen ahora en Zara).

d El cambio de titulares aún es visible en Google.

Los TAC son un procedimiento habitual en Brasil y están contemplados dentro del esquema de protección laborales levantado por el gobierno. Como se explica aquí, un TAC es un “acuerdo” que el ministerio alcanza con un “violador de determinados derechos colectivos”. El instrumento tiene la finalidad de impedir la continuidad de la situación de ilegalidad, reparando “el daño al derecho colectivo” y evitando la “acción judicial”. En cristiano: un acuerdo extrajudicial para no ir a los tribunales.

Dicho de otro modo, Zara ha aceptado la sanción impuesta por el gobierno brasileño antes que ir a juicio. Aunque algunos titulares lo enfoquen de otro modo:

Para encontrar los orígenes del problema hay que remontarse a 2011, cuando una serie de trabajadores fueron rescatados en condiciones degradantes, según la administración brasileña, en algunos de los proveedores de Zara. Es importante resaltar aquí el concepto de “cadena de producción“: Brasil no está sancionando a Zara por lo que sucede en sus fábricas, sino porque considera que tiene responsabilidad legal sobre lo que sucede en las fábricas que trabajan para ella, y lo hace además, en una continuación del caso de 2011, no como uno nuevo.

Es un procedimiento habitual en cualquier cadena de producción del mundo: dado que elaborar todas las piezas de un producto cualquiera (o de muchos productos a la vez, como sucede en las factorías textiles de todos los países en desarrollo) sería demasiado caro para una sola empresa, por lo que las multinacionales externalizan y subcontratan la producción de otros elementos necesarios para el funcionamiento de sus plantas. Y allí su control de las condiciones laborales se vuelve difuso.

Todos tienen razón, pero hay razones y razones

Tanto en China como en otros países la presión de gobiernos y de ONGs ha obligado a las grandes marcas a vigilar con más tesón las condiciones laborales del resto de su cadena productiva.

En 2011, Zara inició un TAC por el cual se comprometía a doblegar sus esfuerzos en la lucha contra el trabajo análogo al esclavo, pero hace dos años la inspección de trabajo brasileña descubrió más de 50 irregularidades en AHA, uno de sus proveedores. La empresa utilizaba mano de obra en condiciones paupérrimas proveniente de países vecinos al gigante sudamericano, como Perú o Bolivia. Entonces, Brasil presionó a Zara y exigió sumas millonarias en concepto de sanción.

Zara Mallorca Una tienda Zara en Mallorca. (Wikipedia)

En las negociaciones sobre el TAC definitivo publicado hoy, Zara ha logrado rebajar la cuantía de la multa y ha arrancado del gobierno brasileño la declaración explícita de que no hay constatación “efectiva” de condiciones laborales esclavas ni en sus plantas ni en las de terceros. De ahí posiblemente surja el punto intermedio negociado por ambos (Brasil pedía originariamente 20 millones de inversión en proyectos sociales), en un caso, recordemos, que es un desdoblamiento del abierto ya en 2011.

A modo de resumen: en 2011 Zara firma un TAC que incumple con el paso de los años según el gobierno brasileño, y ahora Zara firma un nuevo TAC con una sanción de 1,3 millones de euros aceptando el previo incumplimiento que irán destinados a acciones sociales.

Así que, ¿quién tiene razón? En rigor, todos: los titulares actuales de la prensa española, los que hablan de una “aportación”, no son incorrectos. Zara tendrá que aportar ese dinero. Como tampoco lo son los de la brasileña, que habla de un “pago” por “incumplimiento” de un acuerdo previo sobre derechos laborales. La diferencia es que mientras el primero lo presenta como un acto de acción voluntaria de Zara, rozando la filantropía, el segundo representa mejor la realidad del caso.


La noticia Lo que hay detrás de la multa a Zara por trabajo esclavo en Brasil y el baile de titulares en prensa fue publicada originalmente en Magnet por Mohorte .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *